Insuficiencia venosa leve

¿Qué es la Insuficiencia Venosa Leve?

Cuando sufrimos insuficiencia venosa leve, las venas de nuestras piernas no retornan la sangre al corazón de forma correcta. Muchas veces esta enfermedad va acompañada de la aparición de varices y piernas cansadas.

Esta condición no representa un problema grave para nuestra salud en los estadios iniciales, pero sus síntomas reducen nuestra calidad de vida. Y el empeoramiento de dicha insuficiencia puede producir efectos más graves en nuestra salud. Para evitarlo, es aconsejable tener unos hábitos saludables y seguir un tratamiento eficaz.

Síntomas

Estadio 1

  • Aumento del relieve y mayor coloración en las venas.
  • Se observan arañas vasculares o varices reticulares.
  • El paciente no suele presentar molestias.

Estadio 2. :Aparece la sintomatología ortostática.

  • Dolor intenso, pesadez o calambres, picazón y hormigueo.
  • Dolor que empeora al pararse.
  • Dolor que mejora al levantar las piernas e hinchazón en ellas.
  • Normalmente estos síntomas se notan más en épocas de calor o en situaciones de permanencia prolongada de bipedestación
  • Se agrava durante el embarazo.
  • En este grado de insuficiencia venosa se produce el edema, que se agudiza sobre todo por la tarde y que mejora con el descanso nocturno.

Estadio 3

  • • Pigmentación pardo negruzca en el maléolo.
  • Alteración de los capilares, picor y atrofia en la piel.

Estadio 4

  • La piel se ha erosionado, de manera que se produce una úlcera varicosa.
Varices. ¿Cómo evolucionan?

Las varices se pueden clasificar en

  • Telangiectasias o arañas vasculares que son dilataciones de pequeñas venas o de capilares intradérmicos
  • Varices reticulares, que son dilataciones de las venas de pequeño calibre, generalmente en la cara externa del muslo, pierna o rodilla.
  • Varices tronculares que son las que afectan a las venas safenas o sus ramas afluentes.
  • Además, parte de la sangre que no ha retornado correctamente se filtra y puede acumularse en las piernas y en los pies favoreciendo la formación de edema que, si no se trata, puede desembocar en una necrosis tisular que generará una úlcera.

Puede ocasionar una coloración anormal en la piel de los tobillos, debido a la acumulación de las sustancias de degradación de la sangre en la piel.

Factores de riesgo

No modificables

  • Edad:Con la edad aumenta las posibilidades de manifestación de la Insuficiencia Venosa
  • Sexo:La insuficiencia venosa afecta principalmente al sexo femenino.
  • Estatura:A mayor altura, mayor esfuerzo contra la gravedad deben realizar las venas para devolver la sangre desde las extremidades inferiores al corazón.
  • Factores genéticos

Modificables

  • Obesidad: comporta dificultades en el retorno venoso debido en parte a que el peso de la grasa puede comprimir las venas ilíacas y la vena cava inferior, generando una distensión prolongada de todas las venas de las piernas, y producir fallo valvular, particularmente en las venas superficiales.
  • Bipedestación prolongada: conduce a un aumento de la presión hidrostática que puede causar distensión crónica de las venas.
  • Exposición al calor:puede producir una venodilatación cutánea y ralentización circulatoria.
  • Embarazo: hay factores hormonales circulantes asociados a la gestación que incrementan la distensibilidad de la pared venosa. Del mismo modo, las venas tienen que acomodarse a un gran volumen expandido de sangre.
  • Toma de anticonceptivos orales.
  • Hábito intestinal: el estreñimiento crónico actúa por efecto del aumento de presión abdominal que se transmite al sistema venoso de las extremidades inferiores.
  • Compresiones locales o selectivas: prendas de vestir ajustadas, vendajes…
Tratamientos

Tratamiento farmacológico.

Fármacos Flebotónicos, venotónicos o venoactivos.
Nuestra recomendación: Flevifim
Sustancias Tópicas.

Compresiones locales o selectivas: prendas de vestir ajustadas, vendajes…

  • Intentar evitar o corregir el exceso de peso.
  • Evitar periodos largos de bipedestación inmóvil.
  • Dar pequeños paseos.
  • Ejercitar las articulaciones de los tobillos, natación, bicicleta…
  • Beber al menos 2 litros de agua al día.
  • Evitar prendas ajustadas que dificulten el retorno venoso.
  • Evitar prendas ajustadas que dificulten el retorno venoso.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Reposo con elevación de los miembros inferiores sobre el nivel del corazón durante 15-30 min varias veces al día.
  • Dar masajes ascendentes.
  • Durante el descanso nocturno elevar las piernas entre 20-25 cm para reducir el edema.
  • Hidroterapia (duchas y masajes con agua fría o bien alternando fría con tibia, para estimular el retorno venoso.

Técnicas quirúrgicas y otras.

Tratamiento de compresión.

Su uso debe ser individualizado, adecuando la compresión a cada paciente y adecuando a la presencia de patología o situaciones asociadas que contraindiquen su empleo.
Las medidas de compresión elásticas, son la medida conservadora que ha resultado ser bastante eficaz.
Disminuye el calibre de los vasos venosos en superficie y en profundidad y aumenta la velocidad circulatoria.
Se clasifican según la presión hidrostática ejercida a nivel del maléolo, en medias de compresión ligera-moderada, normal y fuerte.
La indicación de cada clase guarda relación directa con la severidad de la enfermedad.

Bibliografía

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar